El ejercicio de intensidad moderada puede ayudarlo a mejorar su pensamiento y memoria en sólo seis meses.

Probablemente ya sepa que el ejercicio es necesario para preservar la fuerza muscular, mantener fuerte su corazón, mantener un peso corporal saludable y evitar enfermedades crónicas como la diabetes. Pero el ejercicio también puede ayudarlo a mejorar sus habilidades de pensamiento. “Hay mucha ciencia detrás de esto”, dice el Dr. Scott McGinnis, instructor de neurología en la Escuela de Medicina de Harvard.

El ejercicio aumenta su memoria y sus habilidades de pensamiento tanto directa como indirectamente. Actúa directamente en el cuerpo estimulando cambios fisiológicos como la reducción de la resistencia a la insulina y la inflamación, además de fomentar la producción de factores de crecimiento, sustancias químicas que afectan el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos en el cerebro e incluso la abundancia, la supervivencia y la salud en general de nuevas células cerebrales.

También actúa directamente sobre el propio cerebro. Muchos estudios han sugerido que las partes del cerebro que controlan el pensamiento y la memoria tienen un volumen mayor en las personas que hacen ejercicio que en las que no lo hacen. “Aún más emocionante es el hallazgo de que participar en un programa de ejercicio regular de intensidad moderada durante seis meses o un año se asocia con un aumento en el volumen de regiones cerebrales seleccionadas”, dice el Dr. McGinnis.

El ejercicio también puede estimular la memoria y el pensamiento indirectamente al mejorar el estado de ánimo y el sueño, y al reducir el estrés y la ansiedad. Los problemas en estas áreas con frecuencia causan o contribuyen al deterioro cognitivo.

 

 

¿Es un ejercicio mejor que otro en términos de salud cerebral? No sabemos la respuesta a esta pregunta, porque casi todas las investigaciones hasta ahora se han centrado en caminar. “Pero es probable que otras formas de ejercicio aeróbico que hagan latir su corazón puedan producir beneficios similares”, explica el Dr. McGinnis.

Un estudio publicado en el Journal of the American Geriatrics Society encontró que el TAI CHI mostró el potencial de mejorar la función cognitiva en los adultos mayores, especialmente en el ámbito de la función ejecutiva, que gestiona procesos cognitivos como la planificación, la memoria de trabajo, la atención, la resolución de problemas, y razonamiento verbal. Eso puede deberse a que el TAI CHI, un arte marcial que implica movimientos lentos y concentrados, requiere aprender y memorizar nuevas habilidades y patrones de movimiento.

El Dr. McGinnis recomienda establecer el ejercicio como un hábito, casi como tomar un medicamento recetado. Y dado que varios estudios han demostrado que se necesitan alrededor de seis meses para comenzar a cosechar los beneficios cognitivos del ejercicio, él le recuerda que tenga paciencia mientras busca los primeros resultados, y luego continúe haciendo ejercicio de por vida.

Fuente: https://www.health.harvard.edu/mind-and-mood/exercise-can-boost-your-memory-and-thinking-skills