El Tai Chi puede aliviar el dolor de artritis reumatoide

La artritis reumatoide (AR) puede causar dolor y rigidez que hacen que moverse sea lo último que desea hacer.

Pero mantenerse activo es importante. No solo es beneficioso para su salud general, sino que también es una forma de fortalecer sus articulaciones, mejorar su rango de movimiento y darle la oportunidad de participar en las actividades que disfruta.

Para las personas con AR, lo mejor es adoptar un enfoque prudente y estratégico al comenzar un programa de ejercicios. Un programa individualizado, idealmente desarrollado con la ayuda de un fisioterapeuta, puede ayudarlo a proteger las articulaciones vulnerables mientras fortalece los músculos circundantes. Un programa de ejercicio completo debe incluir cada uno de estos elementos:

Acondicionamiento aeróbico. El ejercicio que aumenta su frecuencia cardíaca y su frecuencia respiratoria tiene muchos beneficios, incluida la reducción de sus posibilidades de desarrollar afecciones como diabetes, derrames cerebrales y enfermedades cardíacas. Es especialmente importante para las personas con artritis reumatoide porque son más propensas a desarrollar enfermedades cardíacas que las personas sin AR. Al elegir actividades aeróbicas, las personas con artritis reumatoide deben considerar ejercicios de bajo impacto como nadar, andar en bicicleta y caminar.

Entrenamiento de resistencia. Los músculos débiles, ya sea por inactividad o por los efectos secundarios de medicamentos como los esteroides, pueden disminuir su resistencia y dejar las articulaciones menos estables. Los ejercicios isométricos, que incluyen contracciones musculares sin movimiento, como juntar las manos y presionar los brazos, pueden ser una excelente manera de comenzar el entrenamiento de resistencia. Cuando el dolor está bajo control, las pesas libres o las máquinas de pesas son buenas opciones para desarrollar músculo y aumentar la fuerza.

Ejercicios de estiramiento y flexibilidad. Las articulaciones dañadas por la artritis reumatoide no se mueven con la misma facilidad o en el mismo grado (también llamado rango de movimiento) que las articulaciones sanas. Eso hace que las actividades que alargan y fortalecen los músculos que rodean las articulaciones, como los ejercicios de estiramiento, el Tai Chi y el yoga, sean especialmente importantes para las personas con AR.

Ejercicios de equilibrio. Tener artritis reumatoide puede causar problemas con la marcha y el equilibrio, dejándote más vulnerable a tropiezos y caídas. Un fisioterapeuta puede recomendar ejercicios individualizados de entrenamiento de equilibrio. Estos pueden incluir practicar pararse sobre una pierna o ejercicios para fortalecer los músculos centrales.

Si no has visto nuestro artículo anterior sobre el equilibrio te recomiendo seguir la siguiente dirección:

https://kungfu.com.mx/tai-chi-y-el-equilibrio/

Fuente:

https://www.health.harvard.edu/pain/exercise-can-ease-rheumatoid-arthritis-pain