La meditación es una manera de lograr que nuestra mente se enfoque, pero cómo es una verdadera meditación y qué es lo que posiblemente no estamos haciendo bien cuando meditamos. La atención que debemos tener en una meditación tiene diversos fines dependiendo de qué queremos alcanzar, tener una guía correcta es indispensable o de lo contrario esa meditación se verá incorrecta y dejará de tener la finalidad que se estaba buscando. Aquí te dejamos unos consejos sobre qué hacer y qué no se debe hacer en una meditación, dado que la meditación correcta deberá de proporcionarnos beneficios para nuestra salud y una meditación errónea nos traerá todo lo contrario.

Por Dusana Dorjee, 

1. Sólo hay un tipo de meditación

Solo algunas meditaciones implican sentarse en silencio con las piernas cruzadas. Qi Gong y Tai Chi, por ejemplo, se centran en el movimiento meditativo. Esto combina un estado mental relajado pero alerta con movimientos lentos y respiración suave. Otros, como la meditación budista tibetana, involucran visualizaciones y / o mantras. También existe la “meditación del pensamiento”, en la que uno reflexiona sobre temas como la impermanencia, mientras se mantiene relajado pero concentrado y reflexivo.

Muchos tipos también fomentan la incorporación de la meditación a las actividades cotidianas, como lavar los platos con atención que implica prestar atención a las sensaciones del agua y los movimientos de las manos. De manera similar, existe la meditación de la alimentación, donde uno expresa gratitud por la comida y desea a otros menos afortunados.

2. Se trata de estar quieto y en silencio

La atención estable no reactiva se desarrolla en todos los tipos de meditación, pero está especialmente dirigida a las prácticas de atención plena. Otros tipos de meditación cultivan cualidades como la compasión, la generosidad o el perdón. Otra forma, a veces llamada meditación deconstructiva, desarrolla específicamente una visión contemplativa del funcionamiento y la naturaleza de nuestras mentes.

El entrenamiento en meditación generalmente progresa desde prácticas que estabilizan la atención hasta cultivar la compasión y otras cualidades relacionadas, luego la percepción. Es importante destacar que en cada una de estas etapas el meditador reflexiona sobre su motivación e intenciones para la práctica, lo que probablemente también afectará los resultados. Mientras que algunos pueden meditar para reducir la ansiedad o el dolor de espalda, otros buscan el despertar espiritual, por ejemplo.

3. Tienes que poder “vaciar la mente”

Si bien la meditación a menudo implica aquietar la mente, esto no significa que la mente se quede en blanco. La meditación implica desarrollar la capacidad de observar los pensamientos, las emociones y las sensaciones con la cualidad de la no reactividad, es decir, poder notar y hacer una pausa en lugar de reaccionar, y desarrollar una perspectiva compasiva más amplia.

La idea de que uno necesita vaciar la mente probablemente proviene de malentendidos sobre algunos tipos de meditación avanzada, como la absorción meditativa, la conciencia de las prácticas de conciencia o algunas meditaciones Dzogchen. Estos van acompañados de muy pocos pensamientos, sensaciones y emociones ordinarias. Pero incluso con un pensamiento limitado, estos estados meditativos tienen cualidades de facilidad, claridad, compasión, alerta y conciencia reflexiva. Tratar de limitar el pensamiento a la fuerza sería poco saludable en cualquier etapa del entrenamiento de la meditación.

4. La meditación te tranquilizará desde el primer día

La meditación no es simplemente un viaje tranquilo hacia una mente tranquila. Una mayor conciencia de los hábitos y comportamientos mentales no saludables es común al comienzo de la práctica y durante las transiciones hacia etapas más avanzadas de la meditación. Estas experiencias desafiantes pueden dar lugar a algunos efectos adversos, como un aumento de la ansiedad o la desorientación. Por eso es importante practicar bajo la guía de un maestro de meditación calificado y con experiencia que sea capaz de brindar consejos sobre cómo trabajar con tales experiencias.

5. Sabemos todo lo que hay que saber sobre los beneficios

La investigación ya ha respaldado los beneficios de algunos tipos de meditación sobre cosas como la depresión y, hasta cierto punto, la reducción del estrés. Sin embargo, algunas otras afirmaciones comunes no están respaldadas por investigaciones científicas. Existe evidencia mixta o insuficiente sobre los efectos de la meditación en la reducción de los niveles de la hormona del estrés, por ejemplo, y también en el envejecimiento.

Aunque continúa la investigación sobre cómo afecta la meditación al cerebro humano, en la actualidad nuestra comprensión de los efectos a largo plazo de la meditación es muy limitada. La mayoría de los estudios tienden a seguir los efectos de la meditación desde antes hasta después de un curso de ocho semanas, o un retiro de un mes, en lugar de años o potencialmente toda una vida de meditación.

Tampoco se han definido los beneficios por tipo de meditación. Los diferentes estilos de meditación, e incluso diferentes tipos de atención plena, tienen diferentes formas y objetivos y, por lo tanto, pueden tener diferentes impactos en la psicología y fisiología humana.

6. Es sólo para reducir el dolor, el estrés o la ansiedad.

El objetivo de la meditación en su contexto tradicional, incluido y más allá del budismo, ha sido la exploración del significado y el propósito de la vida y la conexión con una conciencia existencial más profunda. Este aspecto fundamental a menudo se descuida en la enseñanza actual. La investigación se centra principalmente, pero no siempre, en los beneficios inmediatos de la meditación para la salud, más que en el bienestar existencial.

La dimensión de conciencia existencial de la práctica de la meditación está estrechamente entrelazada con la motivación y las intenciones detrás de la práctica de la meditación. Entonces, si queremos comprender verdaderamente la meditación, quizás sea necesario un mayor enfoque en este aspecto esencial. Aprender más sobre esto también ayudaría a abordar algunas preocupaciones actuales sobre el uso de técnicas de meditación fuera de contextos tradicionales como un medio para aumentar la productividad y reducir el estrés.

La meditación ciertamente tiene el potencial de contribuir a nuestra salud y bienestar, y su poder real aún no se ha explorado ni se ha aprovechado. Si está considerando emprender o continuar con la práctica de la meditación, investigue y averigüe qué práctica (con la orientación adecuada) funcionará mejor para usted personalmente.

La meditación en movimiento como el tai chi y qi gong es excelente para conectar mente y cuerpo, encontrar la guía adecuada para realizar esta meditación es importante para desarrollar la conexión, conoce nuestros centros donde impartimos tai chi y qi gong con meditación en movimiento y activa, al igual que el kung fu shaolin es meditar en movimiento de una manera más dinámica, tenemos sedes en la CDMX y Toluca, visita:

Clases de Kung Fu, Tai Chi y Qi Gong.

#qigong #taichi #meditacion #kungfu #meditaciónenmovimiento #meditacionchan

Fuente: https://medicalxpress.com/news/2018-03-common-misconceptions-meditation.html