Las experiencias adversas de la infancia, en particular, están relacionadas con enfermedades crónicas.

Una infancia inestable. Un asalto violento. Un accidente de coche. Si están en su pasado, podrían estar afectando su salud actual.

Todos estos son ejemplos de eventos traumáticos, que, en términos psicológicos, son incidentes que le hacen creer que está en peligro de sufrir lesiones graves o perder la vida, dice Andrea Roberts, científica investigadora de Harvard T.H. Escuela Chan de Salud Pública. Las investigaciones muestran que estos eventos pueden desencadenar reacciones emocionales e incluso físicas que pueden hacer que usted sea más propenso a una serie de afecciones de salud diferentes, que incluyen ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, obesidad, diabetes y cáncer.

Entendiendo el trauma

Los eventos traumáticos abarcan cualquier cosa, desde una agresión sexual o abuso infantil hasta un diagnóstico de cáncer. Es particularmente probable que el abuso infantil afecte su vida adulta porque ocurre en un momento en que su cerebro es vulnerable y, a menudo, ocurre en manos de personas que se supone que son sus protectores, dice Roberts. “Por abuso, a menudo nos referimos a cosas que son mucho más leves de lo que la gente suele considerar abuso. Puede incluir ser golpeado con un objeto duro, como un látigo, un cinturón o una paleta”, dice Roberts. “El comportamiento no necesariamente tiene que ser ilegal para inducir una respuesta traumática”.

La percepción de los eventos por parte de un niño es tan importante como lo que realmente ocurrió. “Si bien la vida de un niño puede no haber estado realmente en peligro, el niño puede haberlo visto como una amenaza para su vida”, dice la Dra. Kerry Ressler, profesora de psiquiatría en la Escuela de Medicina de Harvard.

Las personas que experimentan eventos traumáticos a veces desarrollan un trastorno de estrés postraumático (TEPT), una afección psiquiátrica que afecta del 5% al ​​10% de la población general, dice el Dr. Ressler. Es más común en las mujeres y afecta al doble de mujeres que de hombres. Y también ocurre con más frecuencia en personas que tienen ciertos factores de riesgo, incluidos los que viven en la pobreza, los soldados en combate activo y los socorristas, dice. El PTSD puede desarrollarse después de que una persona experimenta violencia o la amenaza de violencia, incluida la violencia sexual. Puede afectar a las personas que tienen un pariente cercano que también experimentó esas cosas, dice el Dr. Ressler. Estos eventos traumáticos son generalmente incidentes que se consideran fuera de lo común y son excepcionales en su intensidad.

Exposición y riesgo

Su riesgo de tener problemas de salud física y mental a causa de un trauma pasado aumenta con la cantidad de estos eventos que ha experimentado. Por ejemplo, su riesgo de tener problemas es mucho mayor si ha tenido tres o más experiencias negativas, llamadas experiencias adversas de la infancia (ACE), dice Roberts.

Éstas incluyen

abuso físico

abuso sexual

abuso emocional

negligencia física

negligencia emocional

presenciar violencia doméstica

abuso de sustancias dentro del hogar

enfermedad mental dentro del hogar

separación o divorcio de los padres

encarcelamiento de un miembro del hogar

Otro tipo de trauma

Si bien se cree que los eventos gravemente traumáticos tienen el mayor efecto sobre la salud a largo plazo, otros eventos estresantes que no necesariamente cumplen con la definición psicológica de trauma pueden causar problemas. Esto podría incluir una muerte súbita en la familia, un divorcio estresante o el cuidado de alguien con una enfermedad crónica o debilitante, dice Roberts. Estos eventos más leves pueden provocar un trastorno de salud mental, como ansiedad o depresión. “El trauma empuja su capacidad para sobrellevar la situación, por lo que, si tiene una predisposición a la ansiedad, por ejemplo, puede llevarlo al límite”, dice Roberts.

Además, incidentes como estos también pueden producir síntomas similares al PTSD en ciertas personas. “Cuando las personas atraviesan un duelo traumático o complicado, pueden experimentar síntomas bastante similares a los que podrían experimentar con el trauma, como pensamientos intrusivos”, dice el Dr. Ressler.

Barreras para obtener ayuda

Las personas que han experimentado un trauma también pueden tener dificultades para obtener ayuda. “Uno de los resultados más comunes del trauma es la evitación”, dice el Dr. Ressler. “Tiene sentido. Si experimentas algo traumático, debes evitar pensar en ello e ir a lugares que te lo recuerden”. Desafortunadamente, los entornos de salud, con sus médicos, terapeutas y consejeros, son desencadenantes para muchas personas porque cuando alguien experimenta un evento traumático, a menudo termina en el sistema de atención médica.

Además, si ha experimentado un trauma, es posible que crea que los proveedores de atención médica querrán que hable sobre él y que saque a la luz sentimientos del pasado. Por estas razones, las personas que han sufrido un trauma pueden evitar la atención médica.

Algunas personas pueden negar el papel que juega el trauma del pasado en su vida. “Yo diría que mucha gente no es consciente de cómo les afecta el trauma”, dice Roberts. Una de las características del trauma es el hecho de que las personas a menudo utilizan mecanismos de defensa para protegerse del estrés. La negación es una de ellas, al igual que tratar de normalizar problemas pasados. “La gente puede decir cosas como, ‘oh, todos los que conozco fueron golpeados cuando eran niños'”, dice Roberts.

Obteniendo ayuda

Si sospecha que un trauma pasado está afectando su vida, existe ayuda. Este es un problema tratable. “No tiene por qué quedarse estancado”, dice el Dr. Ressler. “Hay una buena posibilidad de que puedas superar esto”.

Tomar medidas para abordar el problema también puede ayudar a otras personas en su vida. Muy a menudo, las personas que han experimentado un trauma transmiten los problemas a otros miembros de su familia a través de un proceso llamado aprendizaje por observación, dice. Por lo tanto, ayudarse a sí mismo puede ayudar a quienes lo rodean. Considere estos pasos.

Trabaja con un terapeuta. Un terapeuta capacitado puede ayudarlo a replantear lo que le sucedió y ayudarlo a superarlo. “Uno de los tratamientos más exitosos es la terapia de exposición, donde la idea es exponerse en pequeñas dosis a lo que fue más traumatizante, con alguien que lo apoye”, dice Roberts. El tratamiento también puede incluir medicamentos para abordar cualquier trastorno de salud mental que esté experimentando.

Cuídate. Existen numerosas medidas de estilo de vida que pueden ayudarlo a reducir el estrés y la ansiedad. Estos incluyen yoga, tai chi y meditación. El ejercicio regular también puede ayudarlo a controlar el estrés y otros síntomas.

Acércate a otros. Las investigaciones han demostrado que mantener fuertes lazos sociales con amigos y familiares es fundamental para una buena salud mental.

“Desafortunadamente, todas estas cosas son difíciles de hacer en estados depresivos”, dice Roberts.

Es por eso que muchas personas pueden necesitar comenzar con la terapia y luego agregar otras estrategias más adelante.

Fuente: https://www.health.harvard.edu/diseases-and-conditions/past-trauma-may-haunt-your-future-health