La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad desmielinizante que interrumpe la comunicación entre el sistema nervioso central (compuesto por el cerebro, la médula espinal y los nervios ópticos) y las diferentes partes del cuerpo. Los síntomas resultantes son variados, incluidos trastornos visuales, problemas de equilibrio y coordinación, debilidad, pérdida de sensibilidad, dolor, fatiga, depresión y ansiedad, deterioro cognitivo y problemas con otras funciones corporales. Muchos de estos síntomas pueden tener un impacto negativo en las actividades diarias normales, como la capacidad de trabajo, la socialización con otras personas y el cuidado personal, que luego reduce la calidad de vida de los pacientes.

Las terapias modificadoras de la enfermedad (TME) se usan para disminuir la progresión de la enfermedad, mientras que las terapias sintomáticas se usan para reducir el efecto de síntomas específicos. Las terapias complementarias y alternativas, como el ejercicio, las vitaminas o los suplementos, la meditación, el yoga y otras técnicas de la mente y el cuerpo se usan con frecuencia para reducir los efectos de la enfermedad y mejorar la calidad de vida.

La atención plena es un concepto arraigado en una filosofía que se centra en el momento presente y mantiene una actitud abierta y sin prejuicios. Los programas basados ​​en la atención plena, como la meditación, el yoga y el Tai Chi, se han estudiado en pequeños ensayos clínicos para determinar su efecto sobre los síntomas de la EM y la calidad de vida de las personas que viven con EM. Los resultados son mixtos.

¿Qué es el Tai Chi?

El Tai Chi, también llamado Tai Chi Chuan, es un antiguo arte marcial chino que se ha convertido en una forma de ejercicio de elementos múltiples, que presenta movimientos lentos, suaves y parecidos a la danza que fomentan la respiración profunda y la relajación, mejoran el equilibrio y fortalecen los músculos y articulaciones. He oído que el Tai Chi se conoce como “meditación en movimiento”. Uno de los beneficios del Tai Chi es que no requiere ninguna ropa o equipo especial. Es una de las terapias de la mente y el cuerpo en la medicina complementaria y alternativa que comienza donde usted está y no lo empuja más allá de sus capacidades, pero lo alienta a explorar los límites de sus zonas de confort.

¿Cómo ayuda el Tai Chi a la EM?

Varios estudios han examinado el efecto del Tai Chi en diferentes aspectos de vivir con EM y sus síntomas. En una revisión sistemática de la literatura, los investigadores encontraron pruebas que respaldan la efectividad del Tai Chi para mejorar la calidad de vida y el equilibrio funcional en las personas que viven con pacientes con EM. Un pequeño número de estudios también informó el efecto positivo del Tai Chi sobre la flexibilidad, la fuerza de las piernas, la marcha y el dolor. Sin embargo, el efecto del Tai Chi sobre la fatiga es inconsistente en todos los estudios.

Tai Chi y calidad de vida en la EM

La calidad de vida es una medida útil en los estudios de EM porque abarca el bienestar físico, material, social y emocional, así como el desarrollo personal y la actividad física y social. En esta revisión sistemática se incluyeron cinco estudios que examinaron el efecto del Tai Chi en la calidad de vida en la EM. En general, los pacientes con EM que participaron en sesiones de Tai Chi durante períodos de tres a doce semanas experimentaron mejoras significativas en las subescalas de la calidad de vida, como el dolor, el bienestar emocional, la energía, la vitalidad, la función social, la angustia por la salud, la salud física y mental. Salud y calidad de vida en general.

Tai Chi y la función física en la EM

El deterioro del equilibrio y la movilidad son los síntomas comunes de la EM que se relacionan con la mayoría de las personas que viven con EM. La disfunción del equilibrio se asocia con un mayor riesgo de caídas. En cinco estudios adicionales, el Tai Chi demostró mejoras en el equilibrio dinámico, la coordinación, la movilidad funcional, la velocidad de caminar, la flexibilidad de los isquiotibiales, la sensación de plantar y la fuerza de las piernas. En estos estudios, los participantes participan en múltiples sesiones de Tai Chi en períodos de ocho a 24 semanas.

Tai Chi y la fatiga en la EM

Cada persona con un mensaje puede ser descrito como un nivel deficiente de energía física o mental. La fatiga es un síntoma muy común de la EM que se encuentra alrededor del 80 por ciento de las personas que viven con la enfermedad. La fatiga puede ser un factor que contribuya al deterioro del equilibrio y la movilidad. Los resultados de cinco estudios que midieron el efecto del Tai Chi sobre la fatiga en pacientes con EM fueron inconsistentes. Se demostró que el Tai Chi es eficaz contra la fatiga en solo dos de los cinco estudios,

Tai Chi y depresión o dolor en la EM

Los estudios incluidos en la revisión demostraron que el Tai Chi redujo la depresión y el dolor en las personas que viven con EM.

Conclusión:

Se descubrió que el Tai Chi era una actividad segura que no conducía a eventos adversos o nuevos síntomas. Se puede ver, sin embargo, que no hay “la mejor opción” para los pacientes con EM. Por lo tanto, para estudios de investigación futuros, se debe crear un protocolo de Tai Chi individualizado apropiado para comenzar el estudio para cada individuo. Con Tai Chi o cualquier programa basado en la atención plena, es mejor comenzar el ejercicio de sus propias capacidades o limitaciones, y expandir la dificultad o la medida a medida que adquiere más experiencia y confianza.

Fuente: https://www.healthcentral.com/article/benefits-of-tai-chi-for-multiple-sclerosis